11 March 2007

¿Qué es TANGAROA?

INTRODUCCIÓN A TANGAROA EN CUATRO F(R)ASES:
(texto extraído del editorial del primer número)

1. “Me das miedo”


Éstas fueron las palabras pronunciadas por Vicente García, abnegado editor de lo que tienes entre manos, cuando Guillem March le anunció que quería proponerle un proyecto.
Vicente es de esas personas a las que les cuesta decir NO. Y Guillem lo sabe.
La cosa era sencilla: una revista bimestral de cómics, de precio asequible y que diera cabida a la obra de varios autores. La pregunta, llegados a este punto, parecía obligada: ¿qué autores?
El primero de ellos es el mencionado Guillem March, al que algunos conoceréis por sus historias de chicas o por sus páginas del Dolmen. Quizás alguno le recuerde por los cromos de las Quely-merienda (unas galletas que se venden en Mallorca), pero seguramente se trate de una persona con problemas.
El segundo fichaje es Jaime Herrera, otaku de ultramar, diseñador gráfico y premiado ilustrador. Las páginas aquí publicadas suponen su primera incursión en terreno comiquero, así que los que llevéis años ensuciando folios con guerreros asimétricos tenéis permiso para odiarle.
Y el tercero en discordia es Guillem Dols, que atesora la sospechosa condición de primo de Guillem March y el dudoso honor de cobrar por ver la tele. Hasta la fecha se centraba (por pura vagancia) en el terreno de las tiras cómicas, pero para la ocasión ha conseguido superar la barrera psicológica de las cuatro viñetas.

2. ¿Qué significa Tangaroa?


Aceptada a trámite la propuesta, el comité editorial de la revista se reunió alrededor de unos vasos (nos gustaría decir que de whisky, pero nos tememos que eran Nesteas o algo peor) para decidir qué nombre se ponía a la criatura. Las propuestas fueron variopintas. Al final, a Guillem Dols se le ocurrió la idea de ponerle nombre de cóctel hawaiano, ya que suelen ser graciosos y que, de hecho, la revista iba a hacer la veces de coctelera con tebeos bastante variopintos. De la somera investigación realizada, Tangaroa fue el nombre que más apoyos recibió.
A día de hoy podemos decir que ninguno de los integrantes del comité editorial ha probado el cóctel en cuestión. Prometemos hacerlo en breve y dar a conocer nuestra valoración al respecto. Si la cosa no tiene buen sabor, sopesamos la posibilidad de cambiar el nombre por uno menos sofisticado (como "vodka limón" o "cubalitro de kalimotxo").

3. ¿Podremos comprarnos una mansión colonial en el Caribe?


Ésta es la pregunta que nos asalta ahora que la revista está en la calle. Para que podamos responderla afirmativamente necesitamos tu apoyo: ¡compra Tangaroa! Si ya la has comprado... ¡recomiéndala! Si ya la has recomendado a tus amigos... ¡reséñala en tu fanzine o en tu blog! Y si no has hecho ni piensas hacer nada de lo anterior... ¡no escupas sobre ella cuando la veas en la librería!

Dicho esto, sólo nos queda despedirnos deseando que el invento sea de vuestro agrado y citando de nuevo a nuestro estimable editor, Vicente García, que dijo...

4. "Si no lo ha hecho nadie antes, por algo será..."